7 habilidades de un emprendedor para mejorar la comunicación

El buen uso de las herramientas de comunicación potencia tu capacidad de liderazgo y te permite aumentar la productividad en el trabajo.

Como emprendedor, la capacidad para comunicarte de manera efectiva puede ser la diferencia entre el triunfo y el fracaso de tu negocio.

Por eso, es indispensable que te prepares para mejorar la comunicación con tus empleados, inversionistas, proveedores y clientes.

Dominar las herramientas comunicativas te permitirá desde vender una idea hasta liderar un equipo de trabajo ganador.

Los interlocutores externos

La comunicación externa es la que se dirige a las audiencias que están fuera de tu empresa: el público en general, los medios de comunicación, los proveedores, los inversionistas o el Gobierno.

Una buena comunicación externa te permite, entre otras cosas, formular certeramente tus argumentos, defender tu proyecto u obtener financiamiento.

Tu audiencia interna

La comunicación interna es la que diriges a tu personal. Te permite motivar a tu equipo y retener a tus colaboradores más talentosos.

Comunicar a tus empleados un mensaje claro, comprensible y eficaz te ayudará a construir con ellos una sólida relación laboral.

Habilidades que te abrirán puertas

El ideal de todo comunicador es decir con claridad lo que quiere expresar, y lograr que la audiencia entienda exactamente eso.

Esto no es fácil, pero estas son las siete habilidades que debes desarrollar para comunicarte de manera efectiva:

  • Escucha: si quieres establecer una comunicación real, tienes que poner atención a lo que dicen tus interlocutores y no concentrarte solo en lo que tú quieres decir. No puedes convencer ni motivar a nadie si no conoces lo que el otro piensa o necesita.
  • Relaciónate con los demás: esto se irá dando como consecuencia de la habilidad anterior. Si escuchas a tu interlocutor, puedes relacionarte con él porque lo conoces.
  • Simplifica las situaciones complejas: a un buen comunicador no le interesa parecer más culto que su audiencia, lo que quiere es que el mensaje sea claro y concreto para sus audiencias. Esto implica que debes ser capaz de modificar tu mensaje para adecuarlo a cada audiencia diferente a la que te dirijas.
  • Habla en el momento en que se requiera: es importante que estés atento para intervenir oportunamente, ya sea para aprovechar una oportunidad o para evitar un conflicto que inicia.
  • Confía en ti: no necesitas frases rebuscadas; habla claro y sé directo. Si confías en ti mismo, dominas el tema y crees en lo que estás diciendo, ganarás la confianza de tu audiencia.
  • Enfócate en tus interacciones: no divagues ni des datos innecesarios. Enfócate exclusivamente en el mensaje que quieres transmitir a esa audiencia específica.
  • Reconoce las señales no verbales: el lenguaje corporal puede darte más información que las palabras. Es importante que puedas “leer” la frustración, el cansancio o el nerviosismo de tu audiencia, para que hagas los ajustes que se requieran.

Emprender un negocio requiere mucha planeación y esfuerzo, pero todo se facilita cuando puedes comunicar con precisión qué estás ofreciendo y qué necesitas de los demás.

Pule tus habilidades comunicativas y, con seguridad, ya nos contarás de tus éxitos.

¿Cómo es el trabajo remoto en tiempo real? Descarga nuestro eBook aquí.